Estaba de vacaciones en dinamarca, recorriendo el pais en bicicleta. cuando hago esto, me alojo en albegues juveniles. habitualmente me hago unos 40 o 50 km en bici cada dia, que no son muchos, por lo que salgo siempre uno de los ultimos. ese día que recuerdo, en una habitacion de unas 10 camas, los... chavales se habian levantado temprano.

yo me habia quedado medio dormido viendo como se vestian con sus preciosos cuerpos, y como preparaban el equipaje.

cuando se fueron, yo estaba empalmado, y para hacerme una paja a gusto, me levante para cerrar la puerta. mi polla estaba que reventaba el calzoncillo con el que habia dormido, y me pase la mano por mi paquete varias veces, ante la excitación y para no perder el tiempo.

pero no me di cuenta que en la cama de detras de la mia, en un rincon sin luz habia alguien mas: y no estaba dormido. yo sin saberlo me estire bien sobre la cama y me saque la polla del slip, y empece a menearmela, tranquilamente. quería disfrutar del momento. de repente me doy cuenta que oigo un movimiento rítmico a mi lado: habia calculado mal, y sí, habia alguien mas en la habitación.

y se debio haber excitado viendome como me la meneaba. me levante, y me acerque a su cama: era un chaval de unos 18 o 19 años, un poco mas joven que yo. sin decirle palabra, me acerque a su paquete, levantando la sabana, y despues de juguetear con su polla, me la meti en la boca. el chaval estaba en la gloria.

consegui que se corriera, y aunque no acostumbro a tragar el nectar del semen, me parecio un tio tan limpio, que lo trague: un sabor un poco salado, pero muy ligero (se notaba que el tio se corria con frecuencia). luego, como el tio se quedó extasiado, me masturbe delante de el, hasta que mi semen cayo en su abdomen..

se lo esparcí, y antes de irme a la ducha, le di un beso. se trata de una historia real, y natural.