Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo
Mostrando resultados del 1 al 10 de 15
  1. #1
    littlecat está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    agosto-2008
    Ubicación
    Milan
    Mensajes
    0
    Poder de Credibilidad
    0

    ¡De pequeño quise ser su nena!

    ________________________________________
    Espero que disfruten mis relatos, ya que son reflejo de una vida real y excitante.
    Hoy día tengo 23 años, mido 1,55 m y peso 50 Kl. Les contaré como fue mi vida desde que supe que me gustaría ser mujercita, aunque nací hombrecito. Desde muy pequeño he tenido fantasías en las que otros niños me tocaran o besaran como si fuese una niña. Por suerte he sido siempre lampiño y de cuerpo curvilíneo y delicado, cintura pequeña, caderitas marcaditas, manos y pies de niña, que siempre cuidaba, tratando de mantenerlos delicados como me gustó siempre verme, a los 11 ó 12 comencé a usar lacas transparentes como mis primitas, para ver más hermosas mis manitas y pies.

    Me gustaba también vestirme con vestiditos, braguitas, zapatitos o cualquier otra prenda, me gustaba su suavidad y lo bien que se sentía sobre mi piel. No era fácil saber con quién mostrarme así, no a todos les gustaba lo que yo quería probar o sentir. De muy pequeño, a los 8 años, me rozaba con mi primo Martín, pero él aún no podía hacerme todo lo que yo deseaba, solo nos tocábamos y alguna vez me vestí con prendas de sus hermanitas y me encantaba, más cuando él me miraba y me decía que me quedaban muy bien, él tenia 3 años más que yo, era un poco más duro, cuando paseábamos a caballo cerca del río solos o con amigos, siempre iba delante, no siempre iba con él, también viajaba con sus amigos, chicos rudos.

    Uno de ellos, Rubén, siempre se ofrecía a llevarme, decía que yo no lo incomodaba ni molestaba, y yo por mi parte, siempre me pegaba a él cuando cabalgábamos juntos, él por su parte me rozaba y mucho, sus pies quedaban debajo de los míos como sus piernas, nunca creí que fuera adrede, pero él acariciaba mis pies con los suyos, como también mis piernas y me gustaba la sensación ya que mi piel suave rozaba con la suya áspera y acostumbrada a la vida del campo.

    Yo pasaba mucho tiempo con mi primo en la casa que tenían en el campo, por lo general estábamos solos, ya que a sus hermanas no les gustaba y sus padres nunca estaban, como él soñaba con dirigir eso algún día, estaba siempre solo con las personas que debían ocuparse de animales y campo, pero no los veíamos mucho, y además nos dejaban correr tranquilos, solo controlaban a pedido de mis tíos que no nos faltara nada y estuviéramos seguros.

    Al crecer, mi gusto por las prendas femeninas también crecía, mi primo lo sabía y aunque si a él no parecía importarle yo, cuando estábamos juntos me daba a vestir prendas de sus hermanas, algunas veces hasta me llevaba al río cuando paseábamos, o en la casa siempre que estuviéramos solos, y se quedaba mirándome cuando me vestía y me movía como una niña, que no era difícil de creer, ya que usaba el cabello un poco largo, cuando lo hacía me sentía real; usaba braguitas, vestiditos, trajes de baño, a mi me daba igual todo, solo quería sentir esa sensación increíble y me agradaba que me dijera como me quedaban, siempre sospeche que también mi primo hacia algo parecido, pero nunca lo hablamos.

    Cuando tenía 12 años, sucedió que estando en casa de mi primo, yo con un traje de baño de niña debajo de mi camiseta, que por suerte era larga, llega Rubén, y dice:

    - Sube que nos vamos al río.

    Yo muy nervioso dudé, no sabía cómo escapar de allí con mi cuerpito vestido de niña, pero no quería dejar escapar la ocasión de estar con él, así que acepté, él muy gentil me ayuda a subir y mete una mano debajo de mis nalgas, sufrí pensando que notaria mi bañador, pero no dijo nada.

    Viajando, la camiseta se me subía y el roce esa vez me excito más de lo normal, ya que mis nalguitas cubiertas por la delgada tela y mis piernas, rozaban sus piernas que ya tenían vellos y me agradaba, cada tanto me acomodaba la camiseta subida. Al llegar al destino y bajarse del animal se ofrece como siempre a sujetarme para bajar y mira sonriendo mis pies, yo no me había dado cuenta pero tenía zapatitos de niña, él no dijo nada, cuando me bajaba rozó mi cuerpo completo dejándome deslizar a tierra, yo temblaba al pensar que podía darse cuenta del hecho que llevaba un bañador de niña, pero tampoco dijo nada.

    Luego caminamos por la orilla y al rato me dijo de nadar, que hacía calor, y allí era un buen lugar, yo me negué y él miró extrañado, ya que por eso íbamos siempre al río juntos, ambos éramos locos del agua, como insistía le dije que no podía y al intentar arrojarme al agua, decidí explicar el motivo, pensé y le mentí diciendo que como no tenía mi bañador, me había puesto uno de mis primas para ir solo al tanque cerca de la casa, y él dijo:

    - ¿Cuál es el problema? ¿Es un bañador, no? ¡Vamos al agua!

    Ante su insistencia decidí aceptar y con vergüenza me quité la camiseta, él me miró asombrado al inicio, no sé que imaginó por bañador de niña, era claro que no creía lo que llevaba, pero vi sus ojos brillar. Allí estaba yo, con mi cuerpo de niña más que de niño, ya que de hecho tenía caderitas anchas, nalguitas marcadas, piernas torneadas; vestido con un bañador y zapatillas plateadas delante de un chico más grande, el cual me gustaba, que podría reírse de mí y decirle a todo el mundo lo que hacía. Pero el solo dijo:

    - ¡Vamos! ¿A qué esperas ahora?

    Yo avergonzado miraba alrededor a ver si no había más nadie por allí, él intuyendo dijo que nadie nos vería y en todo caso nadie se enteraría, más teniendo ya allí los zapatitos y vestidito, por la camiseta larga, luego tomándome de la mano me guía al agua. Luego de un rato ya me sentía "tranquila".

    Cuando salimos del agua nos tiramos a la tierra para solearnos, allí me dijo que estaba muy bien, le gustaba como me veía, que todos pensarían que era en yo verdad una niña ya que mi cuerpo era muy hermoso y que él no creía que yo fuese niño, que siempre lo engañe, lo miré y no entendí, pero al mirar hacia mi entrepierna y mirar yo la suya comprendí, a él se le dibujaba un bulto, a mi con el bañador nada, ya que no he tenido nunca un pene grande, es más, parecía no tener nada allí. Yo excitado miraba su bulto, pero no sabía qué hacer para verlo y comprender las diferencias, él intuyéndolo me dijo:

    - ¿Qué? ¿Te muestro?

    Y se bajó sus shorts, dejándome ver su pene que era ya para sus años, grande, luego tirándose a mi lado y tocándome con sus manos dice:

    - Tú no tienes pelos, ni nada aquí (tocándome allí)

    Yo no daba más de excitación y lo deje hacer. ?l tocaba mis piernas, mi vientre...

    - ¡Tu eres niña! tienes cintura pequeña, como las niñas de tu edad que conozco.
    ¡A ver, ponte de pié!

    Dijo y tomándome de la cintura, me giraba y me miraba con excitación, tocó mis nalgas y yo temblé. Me giró hacia él, me miró a los ojos y me besó, no sabía qué hacer, entonces decidí permitirle continuar y giré mi cabeza y arqueé mi cuerpo disfrutando cada centímetro de contacto con el suyo y lo besé, él se separó, y sonriendo dice:

    - ¡Besas como niña! ¡Y hasta podría jurar que te crecen tetitas!

    Yo sonrojado me separé de él y me miré el pecho, era verdad, tenía las tetitas hinchadas, supongo que de excitación. Me gustaba el modo en me trataba, muchas veces antes, había estado vestido de niña, en braguitas delante de otros niños, pero ninguno me producía la sensación de Rubén.

    Ya no había nada que lo detuviera, me dejé arrastrar en su excitación, y lo dejé quitarme la parte superior del bañador, él miraba y besaba mis labios, continuando con su trabajo de dejarme como vine al mundo, rozando siempre su bulto por mis piernas y mi vientre, me encantaba eso, y lo dejé hacer más. ?l parecía tener experiencia y me agradaba. Al inicio, con timidez comencé a rozar su bulto con mis manos, quería tocarlo, y él sabiéndolo dijo:

    - Tómalo con las manos.

    Quería que lo tocara, yo lo miraba y me parecía un sueño tocar esa carne caliente, como agradeciendo lo que me hizo sentir al besarme, tocarme y chuparme mis tetitas, le di un besito, él tembló e hizo un movimiento involuntario hacia mi boca, me corrí, pero él dijo que si lo hacía me daría algo mejor que vestir desde el día siguiente y que no lo diría a nadie. Dude, pero finalmente volví a besar su carne y lo lamí probando el sabor desconocido, pero agradable, de algún modo habíamos terminado de nuevo a tierra y mientras continuaba chupando, él continuó deslizando el bañador, así termine ??desnuda?, y digo desnuda porque desde aquel momento, sin saberlo, me convertí en su hembrita, para colmar sus necesidades, caprichos y fantasías.

    Rubén suspiraba y me masajeaba las piernas y nalgas, diciendo que soñaba conmigo desde que subí a su caballo aquella primera vez. Saboreé el momento sintiéndome desnuda contra su piel velluda, y cuando llegó el momento intenté hacerme a un lado, pero antes que lo lograra, algo de su liquido, que pensé era orina, terminó en mi boca y a la fuerza lo tragué, concluyendo que no era feo, extraño, pero no feo, menos de Rubén.

    Cuando terminó de disfrutar, me alzó, me besó de nuevo como un niño, finalmente dijo que era una niña hermosa y dulce, que no importaba lo que tuviera entre las piernas, mirando mi pequeño miembro, que desde aquel momento yo era su novia. Sus palabras me dejaron tontita y para decirle cuanto me alegraba lo que había dicho, comencé a chupar su miembro hasta dejarlo de nuevo limpio.

    Cuando me acosté de nuevo a su lado, me pasó el brazo por la cintura tocando mis nalgas y comprendiendo que yo estaba aún excitada, comenzó a masajear mis nalgas introduciendo lentamente sus dedos en mi línea hasta llegar a mi huequito, que ardía de deseo por él, cuando finalmente me tocó sentí volar, cuando empujó su dedo grité, él se preocupó, porque lo hice como niña, dijo él, imagine que si el dedo me había dolido, peor sería su palo que era enorme.

    Por suerte, y con paciencia, empujó hasta que finalmente entró su dedo y suspire cuando entraba y salía, aún con mucho dolor, y aunque si deseaba sentirlo dentro me dolía, así que metió sus dedos mientras me giraba hacia su palo para que lo chupara de nuevo ya que él estaba pronto de nuevo. Así hicimos un 69, yo con su palo en mi boca y el con sus dedos y lengua en mi huequito, sintiendo que nada en el mundo importaba, solo la sensación de esa lengua en mi culito, podría haber venido cualquiera en aquel momento y decirme que era una putita, y no me habría molestado, ya que Rubén decía que haría gozar a ??su hembrita?.

    Yo asentí y me entregué, cuando me giró dejándome de espaldas a él, apoyó la cabeza en mi agujerito, empujó y sentí como cedía mi culo, y una oleada de calor que me invadía, dolía, pero era más el placer que el dolor, lo quería todo y eso solo importaba, sentía como él entraba centímetro a centímetro, un dolor enorme, pero quería todo, soñaba con ese palo desde hacía ya mucho, aunque si nunca había tenido nada dentro, y quería ser siempre su hembrita para ser poseída como lo estaba siendo en aquel momento.

    Por un instante se detuvo, para disfrutar de mi culo virgen, y dijo que era el mejor culo de su vida, la mejor hembra, y comencé a gozar mientras él comenzaba a moverse de nuevo, finalmente tenía todo dentro, y sentí sus bolas contra mis nalgas, supe que era suya y gocé de sus movimientos, me trató por momentos con dulzura, sujetando mis caderas con suavidad y por otros salvajemente, haciendo caso omiso de mis gritos y diciéndome que aunque fuera su hembrita, seria también su putita y eso me calentó aún más, hasta que finalmente se vino dentro de mí, dejando un chorro hirviente de su jugo en mi culo.

    Luego me quedé entre dormida con su palo dentro, hasta que se salió solo. ?l continuaba acariciando mis caderas, nalgas y piernas diciendo que era su hembrita y que haría todo lo que él quisiera. Yo sabía que así sería. Nos quedamos así un rato hasta que decidimos volver a la casa, en medio de la calentura me había olvidado de mi primo, y estaría preocupado si no sabía que había salido con Rubén, entonces me vestí de nuevo con el bañador ante la mirada atenta de Rubén, quien antes que me calzara la camiseta me dijo:

    - Déjala así, te la pones antes de llegar, quiero que estés así en el camino antes que mi nena desaparezca delante de tu primo.

    Lo miré y le dije:

    ?? ¿Quién crees que me dio el Bañador?

    Me miró sorprendido y pregunto si mi primo sabia, dije que sí y que él me daba las braguitas que usaba a veces. ?l se sonrojó y preguntó preocupado si él había hecho algo conmigo, le dije que no, que él había sido el primero. Se tranquilizó y dijo:

    - Bien, vamos entonces. Mañana te traeré algo para que uses conmigo y en nuestro río, pero mejor?

    Y nos volvimos a la casa, antes de llegar como prometido, me puse la camiseta, pero mi primo advirtió que algo había pasado, ya que Rubén me abrazaba sin problema delante de él y fue muy delicado al ayudarme a bajar. Rubén se despidió diciendo que volvería al día siguiente para llevarme al río, yo suspiré esperando que llegara ese momento, me ardía el culo aún, pero ya quería más. Mi primo, me miró y dijo:

    - ¿Qué pasó?

    Yo le dije que lo justo, ya que me había visto con el bañador, pero que estaba bien. El rió diciendo que se lo imaginó, ya que una vez Rubén le había preguntado por mi diciendo ??tu primita linda?, pero que cuando él le dijo que era niño no le había creído, que me movía como una mujer y era muy delicada para ser niño, así que siempre imaginó que terminaríamos juntos, se veía que Rubén me tenía ganas. Así que cuando Rubén había dicho que me llevaría al río, imaginó algo. Prepárate ??Primita?, tu culito debe probar mucho aún, y estará mucho al desnudo de ahora en más. Pero está atento, ya que si los ven, caerán muchos a buscar tu culo.
    Y tenía razón? Pero eso se los cuento después?
    Última edición por boonne; 31-dic-2008 a las 11:36 Razón: Publicación

  2. #2
    Luis_Fer está desconectado Crítico de Relatos
    Fecha de Ingreso
    noviembre-2006
    Ubicación
    Sonora
    Mensajes
    107
    Poder de Credibilidad
    8

    Re: ¡De pequeño quise ser su nena!

    buena redaccion facil de leer pero para mi punto de vista personal demaciada introduccion queremos saber que mas paso con tu rubencito platicanos jaja

  3. #3
    Perrenelle está desconectado Comentarista de Relatos
    Fecha de Ingreso
    enero-2008
    Mensajes
    36
    Poder de Credibilidad
    0

    Re: ¡De pequeño quise ser su nena!

    Hermoso tu relato. Se ve que te conoces bien y que te gusta ser como eres. Además das a entender bien lo que sientes por ellos y lo que esperas y deseas de ellos. Espero que tus amigos sepan quererte siempre y tu sepas entenderlos y ser suya como eres. Que seas muy dichosa. Y cuentanos más, por favor... Te esperamos.

  4. #4
    Avatar de boonne
    boonne está desconectado Moderador en Entrenamiento
    Fecha de Ingreso
    febrero-2008
    Ubicación
    maracay
    Mensajes
    788
    Poder de Credibilidad
    7

    Re: ¡De pequeño quise ser su nena!

    Muy buen relato, me gustaría saber que más ocurrió, no dejes de escribir

  5. #5
    AdrianV está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    mayo-2008
    Ubicación
    San José
    Mensajes
    3
    Poder de Credibilidad
    0

    Re: ¡De pequeño quise ser su nena!

    Estoy en espera de que sigas con tu exitante historia.

  6. #6
    luip2323 Invitado

    Re: ¡De pequeño quise ser su nena!

    seguiras en espera por que ultimante estan publicando relatos cada 15 dias jejeje

  7. #7
    Avatar de Charly_00
    Charly_00 está desconectado Crítico de Relatos
    Fecha de Ingreso
    septiembre-2005
    Ubicación
    México DF
    Mensajes
    239
    Poder de Credibilidad
    9

    Thumbs up Respuesta: ¡De pequeño quise ser su nena!

    Exelente!! Un relato que aparte de lo erotico es bastante lindo en cuanto a la manera de relatarlo y con la emocion que fue escrito; te felicito espero poder leer otro relato tullo, Felicidades!!!
    El sabio calla, el inteligente discute, el idiota grita, entonces, quien soy en éste momento?.

    Siempre pasas por el fracaso en el camino del exito.

  8. #8
    Avatar de bimbozho
    bimbozho está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    julio-2007
    Ubicación
    tijuana
    Mensajes
    11
    Poder de Credibilidad
    0

    Respuesta: Re: ¡De pequeño quise ser su nena!

    esta muy biien el relatoO tOda una mujer de tacon dorado me da gusto que estes segur@ de komo te gusta ke te traten los hombres

  9. #9
    Mario44 está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    abril-2008
    Mensajes
    9
    Poder de Credibilidad
    0

    Thumbs up Respuesta: ¡De pequeño quise ser su nena!

    Muy buen relato, me trajistes a la memoria mi primera vez que fue igual que tú a los 11 años con mi mejor amigo, por favor sigue escribiendo estaremos atentos a tus relatos.- Un beso

  10. #10
    alexis está desconectado Comentarista de Relatos
    Fecha de Ingreso
    marzo-2006
    Mensajes
    36
    Poder de Credibilidad
    0

    Respuesta: ¡De pequeño quise ser su nena!

    un poco largo el cuento pero en fin estubo bueno para una calentura sigue escribiendo paraq desgustar de esas fantacias

Página 1 de 2 12 ÚltimoÚltimo

Visitors found this page by searching for:

relatos eroticos de niñas de 8 años

relatos eroticos de niños gays

relatos eroticos niñas

relatos eroticos de niños gay

relatos porno niños

relatos de sexo con niñas

relatos eroticos de ninas

relatos eroticos de niña

relatos eroticos niños

relatos eroticos gays de cuando era niño

http:www.relatosymas.comf23-sexo-por-primera-vezt22435-de-pequeo-quise-ser-su-nena

culito de nene relatos

relatos eroticos gay 8 años

relatos de sexo la primera vez ke me vesti de mujer

relatos eroticos niño gay

relatos porno gay niños

relatos eroticos niños gay

relatos porno niños gay

relato erotico niño gay

relatos eroticos de ninos

relatos de niños gay

relatos eroticos gays con niños

relatos porno gay de niños

relatos eroticos entre niños

relatos porno gay con niños

SEO Blog

Marcadores

Normas de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •