Mostrando resultados del 1 al 2 de 2
  1. #1
    soniatv está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    diciembre-2007
    Mensajes
    1
    Poder de Credibilidad
    0

    Sonia la travesti

    Mi nombre de mujer es Sonia, soy travesti del closet. Desde que tengo memoria me encanta vestirme de mujer. Me aloca vestirme como una puta, ponerme minifaldas, blusas, tangas, corsé, portaligas, pantis y zapatos de tacón alto. Sueño con hombres negros, que me penetran y me hacen sentir toda una mujer. Quisiera mamarle la pinga gruesa y peluda a un negro y que llene de semen mi boca y que bañe de leche toda mi cara. Me excita mucho ponerme lencería y minifaldas súper cortitas con bobos.

    La primera vez que salí a la calle vestida de mujer, fue a los 18 años. Me puse una tanga roja, unos pantis negros con portaligas, sujetadores de color rojo como la tanga, una minifalda súper cortita y muy sexy. Luego me puse mi ropa de hombre encima y salí muy sigilosamente sin que nadie me viera. Después, en la calle, caminé muy nerviosa por una avenida, todo estaba en silencio, eran las 2:00am, no había nadie en la calle. Cuando llegué a un parque oscuro, a cuatro cuadras de mi casa, me saqué la ropa de hombre y me quedé vestida con la ropa de hembrita que tenía dentro. Me puse unos zapatos de tacón alto y comencé a caminar por la calle, el aire frío tocaba mis piernas, mi respiración estaba muy acelerada, estaba muy nerviosa y a la vez súper excitada. Me encantaba lo que hacia, ??por qué no lo hice antes???, pensé. Caminaba muy coqueta moviendo mis caderas, lo cual hago muy bien.


    Cuando llegué a una esquina, me topé cara a cara con un borracho que se apoyaba en un poste. Me sentí atrapada y descubierta, no sabia qué hacer, nunca antes me habían visto vestida de mujer. Era un hombre alto, corpulento, estaba desaliñado, con la cara sin afeitar, tenia unos brazos grandes y fuertes y unas manos enormes. Me miró de los pies a la cabeza, yo bajé la mirada y todo lo que hice fue caminar frente a él moviendo aún más mis caderas. Estaba modelando, le pasé por delante, le hice movimientos como de streeptise, pero sin quitarme la ropa. Luego me quedé parada frente a él en silencio mirando el piso con la cabeza gacha. Se me acercó, lo vi de reojo, tenía una sonrisa mañosa, lujuriosa; caminó alrededor mío mirándome, luego se acercó a mi oído y me dijo: "eres una maricona", y me preguntó: "¿te gusta ser una hembra?" Yo moví la cabeza diciendo que si y después me dijo: ??¿quieres mamarme la pinga, quieres chuparme los huevos, quieres que te monte, quieres ser mi puta privada??

    Ante todas estas preguntas, yo movía la cabeza diciendo que si. Luego me tomó de la mano y me llevó caminando, él delante y yo detrás como una hembrita detrás de su marido. Me llevó a una calle oscura a una cuadra, donde había una casa en construcción, me hizo entrar, estaba algo oscuro pero se podía ver en el interior por la luz de la luna, había un colchón viejo en el suelo. Luego me soltó y se paró delante de mí, me miró de frente y me dijo: ??ahora vas a ver lo que es bueno putita chupa pinga, quiero que me ruegues que te penetre? Entonces comenzó algo que nunca podré olvidar; comencé a rogarle a un hombre que me meta la pinga en la boca, le pedí que me dejara chuparle su pene, lamerle los huevos, le supliqué que sea mi marido, le pedí que me aceptara como su puta, su putita privada. Fue entonces que me tomó de la cintura y acercándome a él me dijo: ??desde ahora serás mía, harás todo lo que te ordene porque yo seré tu marido? Luego hizo que me parara, se puso de tras de mí y me ordenó que me inclinara sin doblar las rodillas mientras él me miraba por detrás.

    Lo hice como me ordenó, traté de levantar el potito lo más que pude, luego, con su mano me agarró el trasero, puso a un lado mi tanguita roja y puso un dedo en mi hoyito, después lanzó un escupitajo en mi anito para lubricarlo y de esa forma su dedo grueso entró con facilidad. Yo me encontraba inclinada sin doblar las rodillas, como mi marido me lo había ordenado. Despues hizo que me arrodillara frente a él, hizo que le desabrochara el pantalón y cuando le bajé el cierre, encontré lo que estaba deseando los últimos años: un pene. Era un pene grande, de más de 20 cm., muy grueso y peludo, tenía mal olor, un olor que penetraba mis fosas nasales. Luego me ordenó que se lo chupara, tuve que obedecer, abrí mi boquita y recibí ese inmenso pene. De un solo bocado me lo puse en la boca, era delicioso, se lo empecé a mamar con locura, lo chupé, lo lamí, puse mi lengua en la punta de su gran verga, que era digna de elogiar. Luego le lamí los huevos, intente ponerlos en mi boca pero eran demasiado grandes.

    Después, mi hombre me puso en cuatro patas, como una perra, me levantó la faldita, puso a un lado mi tanguita roja y puso su pene grueso y peludo en la entrada de mi hoyito, yo levante a un más mi trasero y bajé lo más que pude mi cintura, estaba como una perra en celo. El se encontraba desnudo y lo observé, era todo un macho, su pecho y sus brazos grandes y velludos, me excitaban aún más. De un solo movimiento me penetró, sentí dolor, pero poco a poco fue desapareciendo y comencé a sentir placer, un placer inmenso. Mi cuerpo de hembra se retorcía, yo le pedía más, que me penetre más, que me parta en dos, y el así lo hizo.

    Luego sacó su gran verga de mi pobre potito, se paró de lante de mí y me lo puso en la boca, entendí que quería terminar en mi boquita. Cuando se lo mamaba nuevamente, sentí que mi marido me llenaba de leche, era tanta, que se salía un poco por el borde de mi boca y yo trataba de tomarme toda esa leche. Despues que el terminó, le limpié su verga con mi boca, se la dejé muy limpia. Luego me ordenó que limpiara las gotas de semen que cayeron al piso con la lengua, tuve agacharme y lamer su semen del suelo, no dejé nada. Después me paré y lo abracé, puse mi mano en su pecho velludo, era mi sueño hecho realidad. Cuando todo terminó, quedamos en encontrarnos otra vez.


    Luego les contaré como me llevó a la reunión con sus amigos, que eran unos vagos, en donde se emborrachaban y allí tuve que satisfacer a cada mugroso borracho que él me ordenaba, al final él les cobró por todo esto, ya era toda una puta, y él era mi marido.
    Última edición por puppe; 03-may-2008 a las 18:12

  2. #2
    gladys_tvc está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    julio-2008
    Mensajes
    1
    Poder de Credibilidad
    0

    Re: Sonia la travesti

    Que buena experiencia tuviste amiga felicidades por tu valentia

  3. 05-oct-2008

    Cuenta Suspendida por Abuso


Visitors found this page by searching for:

FOTOS DE TRAVESTIS DE CLOSET

relatos eroticos de travestis

fotos de travestis en tanga

relatos de mariconas

travestis en minifalda sexi

travestis en minifalda

fotos de travestis ensenando su berga

http:www.relatosymas.comf36-travestist18298-sonia-la-travesti

fotos de travestis en minifalda

fotos de travestis en minifaldas

travesti de closet

travestis en portaligas

travestis enseñando tanga

Fotos de travestis de closet con mini

Buscar relato nuevo de travestis

relatos travestis de closet

relatos de travestis de closet

travestientanga

fotos de travestis en pantis gratis

Travestis en tanga fotos

Travesti en minifalda

relatos de hombres en pantisfotos de travesti en tanga y portaligaFotos de travestis en tangasrelatos eróticos nuevos de travestis descubiertos
SEO Blog

Marcadores

Normas de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •