Mostrando resultados del 1 al 3 de 3
  1. #1
    Dariehn está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    octubre-2011
    Mensajes
    9
    Poder de Credibilidad
    0

    Lo que pasa en el campamento se queda en el campamento 2

    Hola soy Daniel, y esta es la segunda parte de mi relato.

    Luego de que me acabara de lavar, almorzamos todos.Yo estaba un poco en shock, porque no me creia lo que habia pasado.Le habia mamado el Güevo al tipo de mis fantasias.Yo trataba de no mirarlo. Pero cada vez que volteaba hacia el, el me estaba echando miradas lascivas, furtivas, pero en las cuales yo podia ver claramente su lujuria.

    Durante los juegos que hicimos en la tarde, se me acercaba y abrazaba, empujandome, como si tratara de tumbarme el piso, pero me restregaba su pene contra mi cuerpo. Yo trataba de ocultar mi erección. Me ponia a mil su "jueguito".

    Se hizo de noche y nos mandaron a dormir.Teniamos que dormir en una carpa con otras dos personas, por lo que Carlos se quedo afuera de la carpa y me dijo: te espero en el rio.
    En efecto, habia un riachuelo que corria como a 100 metros de donde estabamos acampando.

    Me acoste y esperé mientras los demas se dormian. Yo estaba impaciente y no podia esperar.Cuando escuche que ambos estaban respirando profundamente, me di cuenta de
    que estaban totalmente dormidos. Era el momento de buscar a mi macho.

    Sali cuidadosamente de la carpa, vestido solo con una franelilla blanca y unos interiores azules. Queria verme sexy para él. Caminé lentamente para que nadie más me viera (algo tonto porque el cielo seguia nublado, y no llegaba luz pero ni de la luna). Pasé a traves de unos matorrales que me rasparon un poco mis piernitas. Entonces lo vi. Habia dejado casi toda su ropa en la orilla, y se habia metido al agua solo en boxers de color claro.Yo me quede ahí, paralizado, mirando su esbelta y excitante figura. Cuando me vio se salio del agua. A pesar de lo oscuro, se podia notar a través de la tela su guevo prensado y sus testiculos. Yo ya estaba duro. Me abrazó. El agua que lo empapaba estaba muy fria. Un escalofrio recorrió mi cuerpo, pero duró poco, ya que el contacto de su piel era calido, sentia su olor, el latido de su corazón, mi pene erecto rozando con su bestia dormida. Me dijo:

    - Vaya, veo que te excito mucho bebe. Sabes, esta noche dejaras de ser un niño.

    El me agarro de los hombros y me empezó a empujar hacia abajo.mi cara recorrio todo su fuerte pecho, su torneado abdomen, hasta llegar a su pelvis, todavia cubierta por los boxers. Le empezé a besar su pene a través de ellos. Le rozaba con mis labios y le pasaba mi lengua, luego se lo mordia suavemente. El empezó a resoplar, mientras su verga se empezó a poner dura. Llegó al punto de que el animal enjaulado queria salir.

    - Quitame los boxers, y trágatelo todo!- Me imperó.

    Yo obedeci. Al bajarle su ropa interior, su verga de 17 cm me golpeo en la cara. Su capullo rozo mis mejillas y su tronco se masajeo con mis labios.

    - Vamos, hazlo como te enseñe zorrita.

    Agarre su verga con mi mano derecha para mantenerla sujetada e inmovil, mientras que con la izquierda comence a masajear sus bolas enormes y peludas. Mis labios se acercaron a su glande, y lo bese, primero besitos cortos, luegos besos que se prolongaban mas, hasta que comence a meterlo lentamente en mi boca. Sin usar mi lengua, solo con mis labios, aprete fuertemente su prepucio y lo deslice suavemente, hasta que su capullo estaba completamente pelado. Me separe un poco para mirarlo. Era moradito y estaba hinchado y gordo por la excitacion. Note que su frenillo estaba roto, asi que ya debia de haber penetrado a alguien. El estaba impaciente, asi que me agarro la cabeza y la empujo contra su pelvis. Su pene entro totalmente en mi boca y llegando a mi campanilla, causandome arcadas, pero me acostumbre rapidamente. Ahueque mi garganta, para recibir su falo erecto, y comence a trabajar. Mi lengua se movia a diestra y siniestra, masajeando y humedeciendo su palpitante tronco. Mi mano derecha se habia separado de su pene y ahora estaba posada en su nalga izquierda, presionando para que su pene entrara mas en mi cavidad bucal, mientras mi mano derecha retorcia, apretaba y acariciaba sus testiculos. El gemia de placer, pero queria mas, asi que sujeto mi cabeza mas fuerte, y comenzo a moverla hacia delante y hacia atras, de manera que estaba cogiendome por mi boquita. Levante la mirada y el me miraba fijamente, con una mueca que reflejaba el placer que le estaba proporcionando. Aumento su ritmo, y yo esperaba su acabada de un momento a otro.

    Repentinamente se detuvo. Me dijo:

    - Es suficiente lubricacion, ahora viene lo bueno! Te dare un placer que jamas habias sentido!
    - Que vas a hacer?- dije yo, con falsa inocencia, pero bastante nervioso.
    - Ya vas a ver, ahora callate y volteate!

    Yo, todavia arrodillado, me voltee, y el me empujo hasta que mis manos se apoyaron en el piso, poniendome a cuatro patas. Intente ver sobre mi hombro para ver que hacia, pero solo lo alcance a ver quitandome mi ropa interior. Me cacheteo y me dijo:

    - Nadie te dio permiso de voltear, perra!

    Mi cabeza recupero su posicion, mientras senti como escupia sobre mi ojete, luego empezo a masajearlo con sus dedos, hasta que introdujo uno en mi culo. Comenzo a moverlo dentro, le daba vueltas y presionaba las paredes de mi ano. La sensacion fue bastante incomoda, pero cuando me estaba empezando a acostumbrar, metio otro. El dolor fue inmediato, pero no insoportable, yo comence a gemir un poco, mientras con sus dedos iba abriendo camino en mi trasero. Los abria lo mas que podia. Cuando vio que mi esfinter se empezaba a relajar, metio un tercer dedo. Ya habia perdido completamente mi ereccion, y soltaba chillidos de dolor por la presion punzante ejercida en mi ano.

    - Callate, zorra!- dijo, mientras me dio una fuerte nalgada.

    Yo me contuve de seguir gritando, pero sentia como mi cara se ponia roja. Saco sus dedos de mi culo, dandome alivio por un rato, y empezo a rozar mi ojete con su verga caliente que se sentia a punto de explotar, mientras agarraba sus boxers y me los ponia en la boca.

    - Muerde fuerte, porque ahora te hare mia, y no quiero que tus gritos de puta despierten a todos!

    Yo obedeci y mordi fuerte. Sabian a guevo y bolas de macho. Olian a semen, lo que indicaba que se habia masturbado hacia poco. Yo sentia como mi ano se dilataba un poco por el roce con el pene de Carlos, cuyo movimiento se habia hecho mas rapido.

    - Te gusta esto, verdad putica?- dijo con tono sadico, mientras lo apretaba mas contra mi ojete- Quieres que te lo meta?

    Yo estaba desesperado. Mi pene se habia puesto duro de nuevo, lo sentia hinchado. Asenti fuertemente con la cabeza, e imaginando lo que venia, aprete duro mis dientes.
    Dejo de mover su verga y posiciono su capullo con mi ojete. Separo un poco su verga de mi culo, agarro mi cintura con sus manos, y sin ningun miramiento embistio sus caderas contra mis nalgas.

    Su glande duro me penetro como una lanza, abriendole camino al resto de su enorme y grueso tallo. El dolor fue increible. Aprete mis dientes con todas mis fuerzas, y senti que estaba a punto de desmayarme, mientras las lagrimas saltaban de mis ojos. Senti sus bolas chocar con mis nalgas y supe que su pene estaba todo dentro de mi, mientras el suspiro de placer. Lo dejo ahi, sin moverse. Me dijo:

    - Te duele mucho perra?

    Yo asenti rapidamente.

    - Quieres que te lo saque?

    Volvi a asentir, esta vez con mas fuerza. Me dolia demasiado, y aun no habia sentido placer alguno.

    - Pues no, ahora eres todo mio, y yo hare lo que quiera contigo!

    Yo me aterre cuando lo empezo a sacar. Senti un gran ardor que recorria todo mi ano, mientras el lo retiraba lentamente. Cuando solo su capullo estaba dentro, lo volvio a meter con todas sus fuerzas. Yo volvi a farfullar, queria gritar de dolor, pero no podia.

    Volvio a sacarlo, esta vez mas deprisa, y lo volvio a meter con igual fuerza y velocidad. Su bombeo empezo a tomar mas velocidad, mientras yo lo escuchaba gemir de placer.

    Entonces paso algo magico. Mi dolor comenzo a aminorar, pero surgio otra sensacion, algo que me recorria por el culo, mi guevito, mi pecho, todo mi cuerpo. Era un placer magnifico, algo que jamas habia sentido. Queria mas de eso, mucho mas, asi que pare mi culo, cambiandolo un poco de posicion, haciendo la penetracion distinta y mas rica, a la vez que apretaba mi desvirgado ojete, presionando hacia dentro la verga de Carlos. El se dio cuenta de que ahora el placer lo sentiamos ambos, asi que solto mi cintura, ya que yo habia empezado a mover mi culo, y ahora yo llevaba el ritmo.

    El comenzo a masajear todo mi cuerpo, mis nalgas, mis piernas, mi espalda, mis testiculos y mi vergita. Sentir sus manos recorriendome, haciendome suyo, solo me excito mas y aumente mi ritmo. Escupi sus boxers, para que escuchara mis gemidos, para que supiera el placer que me estaba causando. El se recosto contra mi espalda, penetrandome aun mas, a la vez que sentia su respiracion calida en mi cuello, su sudor deslizandose por su cuerpo. Nuestros gemidos eran deliciosos...El comenzo a resoplar como un toro, me volvio a agarrar de la cintura, aumento su ritmo y de repente lo metio lo mas profundo que pudo y con una exclamacion acabo, solto tres trallazos de semen caliente en mi culito. Al sentir como acababa, yo tambien revente, y mi lechita se desparramo por toda la grama.

    Yo, agotado, me desparrame sobre el piso, sobre mi semen. El, todavia con su pene dentro de mi, se recosto en mi espalda.

    - Te gusto, mi zorrita, tus griticos de placer eran geniales- me dijo.
    - Si papi, me encanto, y quiero que lo volvamos a hacer- le respondi.
    - No te preocupes, el campamento no se termina. Y ahora que vi como te gusto esto, es hora de ir a otro nivel, y presentarte a un amiguito...

    Esa noche dormimos ahi afuera. El con su verga dentro de mi. Nos despertamos como a las cuatro de la mañana, nos echamos un chapuzon rapido en el rio, nos vestimos y nos metimos en la carpa como si nada. Pero cumplio su promesa, el campamento no habia terminado, ni tampoco las sorpresas...

    La tercera y ultima parte, pronto!!!

  2. #2
    joshuaherd está desconectado Comentarista de Relatos
    Fecha de Ingreso
    marzo-2009
    Ubicación
    San Juan de los morros
    Mensajes
    51
    Poder de Credibilidad
    9

    Thumbs up Respuesta: Lo que pasa en el campamento se queda en el campamento 2

    Buena follada, me pareció que estaba con ellos en un solo folleo. muy bueno y placentero. espero la otra parte.

  3. #3
    reny está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    diciembre-2008
    Mensajes
    1
    Poder de Credibilidad
    0

    Respuesta: Lo que pasa en el campamento se queda en el campamento 2

    Cita Iniciado por Dariehn Ver Mensaje
    Hola soy Daniel, y esta es la segunda parte de mi relato.

    Luego de que me acabara de lavar, almorzamos todos.Yo estaba un poco en shock, porque no me creia lo que habia pasado.Le habia mamado el Güevo al tipo de mis fantasias.Yo trataba de no mirarlo. Pero cada vez que volteaba hacia el, el me estaba echando miradas lascivas, furtivas, pero en las cuales yo podia ver claramente su lujuria.

    Durante los juegos que hicimos en la tarde, se me acercaba y abrazaba, empujandome, como si tratara de tumbarme el piso, pero me restregaba su pene contra mi cuerpo. Yo trataba de ocultar mi erección. Me ponia a mil su "jueguito".

    Se hizo de noche y nos mandaron a dormir.Teniamos que dormir en una carpa con otras dos personas, por lo que Carlos se quedo afuera de la carpa y me dijo: te espero en el rio.
    En efecto, habia un riachuelo que corria como a 100 metros de donde estabamos acampando.

    Me acoste y esperé mientras los demas se dormian. Yo estaba impaciente y no podia esperar.Cuando escuche que ambos estaban respirando profundamente, me di cuenta de
    que estaban totalmente dormidos. Era el momento de buscar a mi macho.

    Sali cuidadosamente de la carpa, vestido solo con una franelilla blanca y unos interiores azules. Queria verme sexy para él. Caminé lentamente para que nadie más me viera (algo tonto porque el cielo seguia nublado, y no llegaba luz pero ni de la luna). Pasé a traves de unos matorrales que me rasparon un poco mis piernitas. Entonces lo vi. Habia dejado casi toda su ropa en la orilla, y se habia metido al agua solo en boxers de color claro.Yo me quede ahí, paralizado, mirando su esbelta y excitante figura. Cuando me vio se salio del agua. A pesar de lo oscuro, se podia notar a través de la tela su guevo prensado y sus testiculos. Yo ya estaba duro. Me abrazó. El agua que lo empapaba estaba muy fria. Un escalofrio recorrió mi cuerpo, pero duró poco, ya que el contacto de su piel era calido, sentia su olor, el latido de su corazón, mi pene erecto rozando con su bestia dormida. Me dijo:

    - Vaya, veo que te excito mucho bebe. Sabes, esta noche dejaras de ser un niño.

    El me agarro de los hombros y me empezó a empujar hacia abajo.mi cara recorrio todo su fuerte pecho, su torneado abdomen, hasta llegar a su pelvis, todavia cubierta por los boxers. Le empezé a besar su pene a través de ellos. Le rozaba con mis labios y le pasaba mi lengua, luego se lo mordia suavemente. El empezó a resoplar, mientras su verga se empezó a poner dura. Llegó al punto de que el animal enjaulado queria salir.

    - Quitame los boxers, y trágatelo todo!- Me imperó.

    Yo obedeci. Al bajarle su ropa interior, su verga de 17 cm me golpeo en la cara. Su capullo rozo mis mejillas y su tronco se masajeo con mis labios.

    - Vamos, hazlo como te enseñe zorrita.

    Agarre su verga con mi mano derecha para mantenerla sujetada e inmovil, mientras que con la izquierda comence a masajear sus bolas enormes y peludas. Mis labios se acercaron a su glande, y lo bese, primero besitos cortos, luegos besos que se prolongaban mas, hasta que comence a meterlo lentamente en mi boca. Sin usar mi lengua, solo con mis labios, aprete fuertemente su prepucio y lo deslice suavemente, hasta que su capullo estaba completamente pelado. Me separe un poco para mirarlo. Era moradito y estaba hinchado y gordo por la excitacion. Note que su frenillo estaba roto, asi que ya debia de haber penetrado a alguien. El estaba impaciente, asi que me agarro la cabeza y la empujo contra su pelvis. Su pene entro totalmente en mi boca y llegando a mi campanilla, causandome arcadas, pero me acostumbre rapidamente. Ahueque mi garganta, para recibir su falo erecto, y comence a trabajar. Mi lengua se movia a diestra y siniestra, masajeando y humedeciendo su palpitante tronco. Mi mano derecha se habia separado de su pene y ahora estaba posada en su nalga izquierda, presionando para que su pene entrara mas en mi cavidad bucal, mientras mi mano derecha retorcia, apretaba y acariciaba sus testiculos. El gemia de placer, pero queria mas, asi que sujeto mi cabeza mas fuerte, y comenzo a moverla hacia delante y hacia atras, de manera que estaba cogiendome por mi boquita. Levante la mirada y el me miraba fijamente, con una mueca que reflejaba el placer que le estaba proporcionando. Aumento su ritmo, y yo esperaba su acabada de un momento a otro.

    Repentinamente se detuvo. Me dijo:

    - Es suficiente lubricacion, ahora viene lo bueno! Te dare un placer que jamas habias sentido!
    - Que vas a hacer?- dije yo, con falsa inocencia, pero bastante nervioso.
    - Ya vas a ver, ahora callate y volteate!

    Yo, todavia arrodillado, me voltee, y el me empujo hasta que mis manos se apoyaron en el piso, poniendome a cuatro patas. Intente ver sobre mi hombro para ver que hacia, pero solo lo alcance a ver quitandome mi ropa interior. Me cacheteo y me dijo:

    - Nadie te dio permiso de voltear, perra!

    Mi cabeza recupero su posicion, mientras senti como escupia sobre mi ojete, luego empezo a masajearlo con sus dedos, hasta que introdujo uno en mi culo. Comenzo a moverlo dentro, le daba vueltas y presionaba las paredes de mi ano. La sensacion fue bastante incomoda, pero cuando me estaba empezando a acostumbrar, metio otro. El dolor fue inmediato, pero no insoportable, yo comence a gemir un poco, mientras con sus dedos iba abriendo camino en mi trasero. Los abria lo mas que podia. Cuando vio que mi esfinter se empezaba a relajar, metio un tercer dedo. Ya habia perdido completamente mi ereccion, y soltaba chillidos de dolor por la presion punzante ejercida en mi ano.

    - Callate, zorra!- dijo, mientras me dio una fuerte nalgada.

    Yo me contuve de seguir gritando, pero sentia como mi cara se ponia roja. Saco sus dedos de mi culo, dandome alivio por un rato, y empezo a rozar mi ojete con su verga caliente que se sentia a punto de explotar, mientras agarraba sus boxers y me los ponia en la boca.

    - Muerde fuerte, porque ahora te hare mia, y no quiero que tus gritos de puta despierten a todos!

    Yo obedeci y mordi fuerte. Sabian a guevo y bolas de macho. Olian a semen, lo que indicaba que se habia masturbado hacia poco. Yo sentia como mi ano se dilataba un poco por el roce con el pene de Carlos, cuyo movimiento se habia hecho mas rapido.

    - Te gusta esto, verdad putica?- dijo con tono sadico, mientras lo apretaba mas contra mi ojete- Quieres que te lo meta?

    Yo estaba desesperado. Mi pene se habia puesto duro de nuevo, lo sentia hinchado. Asenti fuertemente con la cabeza, e imaginando lo que venia, aprete duro mis dientes.
    Dejo de mover su verga y posiciono su capullo con mi ojete. Separo un poco su verga de mi culo, agarro mi cintura con sus manos, y sin ningun miramiento embistio sus caderas contra mis nalgas.

    Su glande duro me penetro como una lanza, abriendole camino al resto de su enorme y grueso tallo. El dolor fue increible. Aprete mis dientes con todas mis fuerzas, y senti que estaba a punto de desmayarme, mientras las lagrimas saltaban de mis ojos. Senti sus bolas chocar con mis nalgas y supe que su pene estaba todo dentro de mi, mientras el suspiro de placer. Lo dejo ahi, sin moverse. Me dijo:

    - Te duele mucho perra?

    Yo asenti rapidamente.

    - Quieres que te lo saque?

    Volvi a asentir, esta vez con mas fuerza. Me dolia demasiado, y aun no habia sentido placer alguno.

    - Pues no, ahora eres todo mio, y yo hare lo que quiera contigo!

    Yo me aterre cuando lo empezo a sacar. Senti un gran ardor que recorria todo mi ano, mientras el lo retiraba lentamente. Cuando solo su capullo estaba dentro, lo volvio a meter con todas sus fuerzas. Yo volvi a farfullar, queria gritar de dolor, pero no podia.

    Volvio a sacarlo, esta vez mas deprisa, y lo volvio a meter con igual fuerza y velocidad. Su bombeo empezo a tomar mas velocidad, mientras yo lo escuchaba gemir de placer.

    Entonces paso algo magico. Mi dolor comenzo a aminorar, pero surgio otra sensacion, algo que me recorria por el culo, mi guevito, mi pecho, todo mi cuerpo. Era un placer magnifico, algo que jamas habia sentido. Queria mas de eso, mucho mas, asi que pare mi culo, cambiandolo un poco de posicion, haciendo la penetracion distinta y mas rica, a la vez que apretaba mi desvirgado ojete, presionando hacia dentro la verga de Carlos. El se dio cuenta de que ahora el placer lo sentiamos ambos, asi que solto mi cintura, ya que yo habia empezado a mover mi culo, y ahora yo llevaba el ritmo.

    El comenzo a masajear todo mi cuerpo, mis nalgas, mis piernas, mi espalda, mis testiculos y mi vergita. Sentir sus manos recorriendome, haciendome suyo, solo me excito mas y aumente mi ritmo. Escupi sus boxers, para que escuchara mis gemidos, para que supiera el placer que me estaba causando. El se recosto contra mi espalda, penetrandome aun mas, a la vez que sentia su respiracion calida en mi cuello, su sudor deslizandose por su cuerpo. Nuestros gemidos eran deliciosos...El comenzo a resoplar como un toro, me volvio a agarrar de la cintura, aumento su ritmo y de repente lo metio lo mas profundo que pudo y con una exclamacion acabo, solto tres trallazos de semen caliente en mi culito. Al sentir como acababa, yo tambien revente, y mi lechita se desparramo por toda la grama.

    Yo, agotado, me desparrame sobre el piso, sobre mi semen. El, todavia con su pene dentro de mi, se recosto en mi espalda.

    - Te gusto, mi zorrita, tus griticos de placer eran geniales- me dijo.
    - Si papi, me encanto, y quiero que lo volvamos a hacer- le respondi.
    - No te preocupes, el campamento no se termina. Y ahora que vi como te gusto esto, es hora de ir a otro nivel, y presentarte a un amiguito...

    Esa noche dormimos ahi afuera. El con su verga dentro de mi. Nos despertamos como a las cuatro de la mañana, nos echamos un chapuzon rapido en el rio, nos vestimos y nos metimos en la carpa como si nada. Pero cumplio su promesa, el campamento no habia terminado, ni tampoco las sorpresas...

    La tercera y ultima parte, pronto!!!
    esta bien interesante su relato ademas de exitante...

Visitors found this page by searching for:

sexo gay en una carpa

scout gays haciendolo

teniendo sexo gay en un campamento

gay teniendo sexo en campamento

relatos de hombres gay mi amigo se quedo en boxer y termine chupandocela

relatos follando con mi amigo del campamento

scouts follando en la carpa

relatos gay carpa

dos gay follando dentro de una carpa

gay follando en una carpa

follada por su amiga en un campamento scaut

niños gay masturbabdose en una carpa

hombres teniendo sexo en campamento

me follaron al ir a acampar

me follaron en un campamento gay

mordia mis nalgas relato gay

sexo gay hombre violando asu amigo en el campamento dormido

campamento folla relatos

me follaron en el campamento relato gay

follando a mi amiga en el campamento

follando en la carpa

relato gay en la carpa

follando en la carpa gays

follando en una carpa

cogiendo en el campamento 2 octubre

SEO Blog

Tags for this Thread

Marcadores

Normas de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •